Cuando en un procedimiento de familia se acuerda la exploración de los menores por el Juez, se nos encoge el alma.

Primero, porque relacionamos el juzgado como algo totalmente negativo para nuestros hijos y, también, porque vemos cómo lo que trasmita nuestro hijo al juez va a tener un peso importante y nos cuesta sustraernos a influir en la información que trasladen.

Decir que el juzgado no es un lugar agradable para nuestros hijos, es obvio. No es su casa, ni la de sus familiares, ni el colegio, ni el parque. No es un lugar habitual para ellos, ni está pensado para ellos. Y los niños lo perciben.

Y lo que mejor captan nuestros hijos es la actitud que tengamos frente a esa comparecencia judicial. Si les trasmitimos tensión y angustia, se sabrán en el ojo del huracán, si les quitamos hierro al asunto, podrán ser más espontáneos.

De manera que es fundamental la forma que se le diga a un hijo que tiene que acudir al juzgado a responder preguntas sobre su vida familiar.

Por otra parte, a veces los adultos pretenden dirigir en su provecho esa entrevista de los menores frente al juez. Craso error. A poco que el juez tenga un mínimo de sentido común, descubrirá la manipulación, quedando en muy mal lugar al progenitor que haya promovido esa trampa.

Es pacífico entre los psicólogos especializados que el comportamiento de los menores que lo habitual es que ante un conflicto entre sus progenitores no se decanten por ninguno de ellos y que, si lo hacen, lo harán buscando su propio beneficio.

¿Qué quiere decir esto? Pues que unas manifestaciones contra un progenitor, lo que vienen a indicar frecuentemente es que el niño se encontraba en la encrucijada de tener que apostar por su padre o por su madre, y ha optado por la solución que menos problemas le acarree, dándose la paradoja de que, cuando un menor se manifiesta contra uno de los dos en conflicto, lo hará contra el que tiene mayor grado de confianza porque sabe que su cariño no está en juego.

Por ejemplo, normalmente cuando un menor dice: “No quiero vivir con mi madre”, hay que estudiar el contexto, porque dependiendo de la edad, situación, etc. puede querer decir justo lo contrario y que, esa manifestación, lo que venga a reflejar es el deseo del menor de no contradecir al padre, y viceversa.

En resumidas cuentas

Lo mejor siempre en cualquier procedimiento es que nos pongamos en manos de especialistas. En Alonso y Tinoco Abogados de Familia en Badajoz, estudiamos tu caso, trazamos la estrategia más apropiada a tus intereses y te defendemos tanto para llegar a un acuerdo satisfactorio como para comparecer en juicio. Déjanos ayudarte en tu separación de pareja de hecho, divorcio, modificación de medidas, discrepancias respecto al ejercicio de la patria potestad, y en general en todos los procedimientos de familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 años de experiencia nos han llevado a ser referencia en el derecho de familia en Extremadura. Ofrecemos soluciones legales con rigor, seguridad y precisión. 

teresa@alonsoytinoco.com

josemanuel@alonsoytinoco.com

924 207 196

© 2019 Alonso y Tinoco S.A.

Web creada por Comviral

Últimas entradas de blog

Custodia compartida con reparto desigual de tiempos y pensiones de alimentos

¿Pero cómo es esto? ¿Cómo que la custodia compartida entre los progenitores no va a ser 50/50 y que cada…

El Convenio Regulador: detallado o flexible. Con cuánto detalle ha de realizarse.

El Convenio Regulador es el documento que plasma los acuerdos que van a regir la vida de una familia después…

¿Se puede perder el derecho de uso de la vivienda familiar si se convive en ella con una nueva pareja?

En esta ocasión nos centraremos en el tema de la posibilidad de vivir con una nueva pareja en la que…
error

Por favor, comparte el artículo