¿Es siempre mejor el mutuo acuerdo?

 

Tanto las estadísticas que publica el INE como el sentido común nos orientan a tratar de hacer todo lo posible para que llegado el caso, nuestra ruptura sea resuelta de mutuo acuerdo. Extremadura y Badajoz en concreto no escapan de la tendencia, de forma que como decimos la mayoría de los procedimientos se resuelven con la firma de un convenio regulador que contenga las medidas pactadas.

Y es que además de la incertidumbre que acompaña el proceso en el que nos encontramos en el que hay muchas medidas importantes que tomar: Cómo van a vivir los hijos, qué sistema de custodia o visitas es mejor para ellos, qué pensiones pueden corresponder, quien se queda viviendo en la casa familiar, etc. Lo más frecuente en estos casos es querer evitar la controversia.

Es verdad que si logramos estar de acuerdo en las medidas, mantendremos alejada la confrontación y todo será más llevadero, pero no hay que perder de vista que el proceso es temporal y lo que se acuerda en él, además de afectar a intereses muy importantes, puede ser por mucho tiempo o incluso de forma indefinida e irreversible.

A veces el deseo de encontrar tranquilidad nos impulsa a querer terminar cuanto antes pudiendo hacer que al cabo de poco tiempo comprendamos que el contenido de nuestro acuerdo no es correcto. Por eso lo más conveniente centrarse en buscar las mejores medidas en lugar de anteponer que la tramitación sea por el cauce consensual, porque además no todo el mundo soporta la presión de la misma forma y es frecuente que aquel con mayor aguante salga beneficiado.

Normalmente los abogados especializados tenemos herramientas necesarias con que pilotar las crisis familiares, no siendo ético tampoco –ni rentable en la mayoría de los casos- fomentar la crispación porque está comprobado que no tiene ningún efecto práctico.

Estudia con tu abogado qué medidas son las más apropiadas para tu familia, céntrate en las mismas y en justificar su procedencia y deja que el abogado de tu confianza dirija el procedimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

Por favor, comparte el artículo